La dulce revolución y el agua de mar, por Josep Pámies y Miguel Celades Imprimir