Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/aprchile/public_html/index.php:3) in /home/aprchile/public_html/libraries/joomla/session/session.php on line 423

Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/aprchile/public_html/index.php:3) in /home/aprchile/public_html/libraries/joomla/session/session.php on line 423

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/aprchile/public_html/index.php:3) in /home/aprchile/public_html/libraries/joomla/session/session.php on line 426
El recurso agua en la ciudad de Talca
El recurso agua en la ciudad de Talca Imprimir
Viernes, 07 de Enero de 2011 12:44
 
Ana María Cabello Quiñones (Dc), Presidenta ADNUMA-CHILE (Talca)
 
Ana María CabelloHistóricamente el agua era considerada un recurso natural renovable, de fácil recuperación y hasta la década del 80 se mantuvo la idea que existían reservas suficientes de ella, por tanto no constituía un problema; sin embargo, este paradigma cambió radicalmente   a partir del año 90, a la luz de las investigaciones y proyecciones científicas en torno al recurso y a las evidencias en varias regiones del mundo de sequías prolongadas, que inhabilitaron grandes espacios en que el ser humano estaba inserto desde antiguo y de los cuales han debido migrar por carencia de este elemento vital. 

El agua potable se ha transformado en un recurso escaso, en cantidad y calidad, incluso algunos especialistas formulan que será un elemento de tipo estratégico, basados en que  para muchos científicos los próximos años del siglo 21, estarán marcados por la  preocupación permanente del déficit de agua,  especialmente en las regiones  áridas y semi áridas, cuyos niveles hídricos son cada vez menores.

 
La Carta Mundialde la Naturaleza aprobada por Naciones Unidas el 28 de Octubre de 1982 advertía: “La competencia por acaparar recursos escasos es causa de conflictos” (ONU, 1983).
 
     Desde el año 2000, los informes emanados por organismos de Naciones Unidas como PNUMA (Programa de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente), PNUD (Programa de Naciones Unidas sobre Desarrollo), PIIC (Panel Intergubernamental de Cambio Climático),  expresan que mil quinientos millones de personas en el mundo ya tienen déficit de Agua Potable y los especialistas afirman que para el año 2025 la demanda será 56% más que el suministro actual que es capaz de generarse en el planeta, aún considerando el aumento del desarrollo tecnológico que contempla utilización de aguas oceánicas, de napas freáticas, acuíferos subterráneos y otros.
 
De acuerdo  a esta realidad global, Chile no está exento de este fenómeno, ya que gran parte del territorio del Norte Grande, Norte Chico y Zona Central,  corresponde a zonas áridas y semiáridas  o mediterráneo con estación seca prolongada como es el caso de la depresión intermedia de la región del Maule, unidad geográfica en la que se encuentra inserta la Ciudad de Talca.
 
     Talca, ciudad intermedia de 207.000 habitantes, capital regional del Maule, se localiza en el valle central de Chile y  posee  un clima cuya estación seca prolongada se extiende aproximadamente ocho meses, en que sólo cuatro de ellos corresponden a período pluvioso. Gran parte del recurso agua lo obtiene de la acumulación de nieve en las altas cumbres de la Cordillera Andina, que en el período de deshielo de octubre, provee a  las plantas de agua. Sin embargo, esta acumulación de nieves presenta una disminución importante, hecho que se ha detectado en los niveles mínimos observados en las Lagunas del Maule e Invernada, que en los últimos años manifiestan  pérdidas importante de mts.3, considerando que a 3.000 mts. de altura, no existe intervención humana que lo explique.
 
Esta característica de Talca y su entorno, permite considerar  al área como deficitaria o en peligro, en que  el recurso agua es escaso; además hay que potabilizarlo para hacerlo accesible al uso humano y es insumo básico  para las actividades  económicas diversas que desarrolla la región.
 
La ciudad de Talca, además de poseer una limitación climática, presenta la característica de uso del agua potable con fines de riego de áreas verdes: un alto volumen de millones de m3 de agua potable está destinada al riego  de áreas verdes públicas y no existe una evaluación del recurso hídrico que permita estimar cantidades de agua dulce que se utilizan por ese efecto.
 
El informe de las Naciones Unidas sobre la situación de los recursos hídricos mundiales dados a conocer el año 2003 y ratificados por un nuevo informe en marzo de 2006 durante el cuarto Foro Mundial del Agua,  advierten que debido al cambio climático el 20% de los recursos hídricos del planeta ya han sido afectados. El informe PIIC 2007, manifiesta que para los años 2020-2030 con una población estimada de 7.000.0000 millones de habitantes, el 87,5% del total de la población de los habitantes del mundo no tendrán acceso a agua potable, es decir, agua dulce, sana, necesaria para la vida humana: Física, química, bacteriológica y radiológicamente apta.
 
De acuerdo a este análisis, el hecho que el agua sea escasa, que afecta a la cantidad de agua potable que debe ser tratada para este objeto, resulta insustentable que se utilice  para riego de áreas verdes municipales, fenómeno históricamente recurrente en Talca: si escasea el recurso agua para los seres humanos de la ciudad  no debe ser utilizado para otros fines; esta forma de uso nos permite visualizar un manejo inadecuado del recurso agua  potable  y lo preocupante que resulta el no contar con alternativas planificadas en el mediano y corto plazo que contribuyanal desarrollo económico y social de una ciudad con elevados indicadores de pobreza y de calidad de vida aceptable, no óptima. 
 
     Por tanto,  el agua se ha transformado en el recurso estratégico del siglo XXI y constituye una fuente de conflicto por su escasez y calidad como lo manifiesta la Carta Mundial de la Naturaleza aprobada por Naciones Unidas en el año 1982          que plantea:  “ EL AGUA POTABLE ES UN BIEN ESCASO, YA QUE SOLO CONSTITUYE EL 2,5% DEL TOTAL DEL AGUA DEL MUNDO, EL 97,5% RESTANTE LO ENCONTRAMOS EN MARES Y OCÉANOS.” (Bruzonne, Elsa,  La Guerra del Agua, Editorial Capital Intelectual, Buenos Aires,  Argentina,  2008).
 
     Resulta de importancia vital abordar científica y educacionalmente el tema porque  de acuerdo a estas cifras,  surge la necesidad de valorar el recurso acuífero desde otra perspectiva en la que asume un rol relevante el de las  aguas subterráneas que están dentro de la corteza terrestre y que se encuentra en un volumen significativo en todo el mundo. Debemos como ciudadanos, formular alternativas de gestión que sean solución de futuro y que  propendan a revalorar el recurso para disminuir el consumo de  agua potable para riego de áreas verdes y planificar su uso exclusivamente humano, en beneficio de las comunidades.
 
Los acuíferos subterráneos constituyen  una reserva estratégica de valor económico y social, porque su uso disminuiría el déficit futuro de agua potable y sin embargo, en nuestra ciudad no existe conciencia sobre la sustentabilidad de su uso, a tal extremo que cada vez que se ha construido un edificio de mayores proporciones, se ha bombeado el agua desde la napa freática durante meses y drenado a la alcantarilla, ejemplo caso Edificio Supermercado Líder (ex Ekono), Edificio Plaza Centro, Falabella y otros: no hay norma municipal u otra que regule su uso y abuso, perdiendo la ciudad un recurso único e imprescindible para su desarrollo futuro.
 
De acuerdo al informe emitido por Naciones Unidas que se ha citado en un comienzo de este trabajo,  resulta de escasa sustentabilidad ambiental el hecho que la ciudad de Talca, que detenta  uno de los mayores índices de pobreza del país, sólo superada por la Región de La Araucanía, situación de pobreza marcada  en los últimos 20 años, (CASEN, 2000), no planifique  fórmulas de sustitución del agua potable destinada a riego de áreas verdes , tampoco regule el uso indiscriminado de las aguas subterráneas, se despreocupe del quehacer constante de las inmobiliarias, que tienen intereses propios por tanto no resguardan el objetivo comunitario.
 
La ciudad de Talca debe generar estrategias comunales de desarrollo local para reemplazar el riego de áreas verdes por agua extraída de pozos profundos, hecho que aseguraría una mayor reserva del elemento vital tratado, destinándolo única y exclusivamente para uso de consumo humano; Talca debe preocuparse de gestionar  un catastro de acuíferos subterráneos para evaluar la reserva actual y potencial, dato  vital frente a una situación de emergencia urbana.
 
Resulta impresentable que la capital de la Región del Maule sea incapaz de prever, planificar estrategias de uso del agua, teniendo informes mundiales que apuntan a la preocupación sobre este elemento, tanto por su escasez, calidad  y  carestía. El recurso agua ya es punto de conflicto en las áreas rurales, la ley de derechos de aguas en Chile está obsoleta y de no mostrar interés real por su manejo y gestión adecuados, constituirá un problema futuro de gravedad de difícil solución y que Talca a corto plazo deberá readecuar y redefinir.
 
El PNUMA ha formulado claramente: “Pensar Globalmente, pero Actuar Localmente”, este lema lo debemos tener en consideración todos los ciudadanos de Talca, de la región y de cualquier punto geográfico de nuestro país, más aún, frente al cambio climático global formulado por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático PIIC, perteneciente a Naciones Unidas y en el que Chile está inserto.