Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/aprchile/public_html/index.php:3) in /home/aprchile/public_html/libraries/joomla/session/session.php on line 423

Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/aprchile/public_html/index.php:3) in /home/aprchile/public_html/libraries/joomla/session/session.php on line 423

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/aprchile/public_html/index.php:3) in /home/aprchile/public_html/libraries/joomla/session/session.php on line 426
La revolución líquida
La revolución líquida Imprimir

Artículo correspondiente al número 318 (2 al 15 de marzo del 2012)

Enormes guateros que viajan por el océano transportando ¿agua? Tal cual. Detrás del drama de la sequía, de los megaproyectos mineros y del calentamiento global, hierve una idea que busca ser la solución para la cada vez peor escasez de agua que se vive en el norte del país y en los lugares más áridos del mundo. Waters of Patagonia es la empresa detrás de este loco proyecto que el MOP ya baraja como una opción viable para enfrentar la crisis del agua. Por Antonieta de la Fuente.

Pocos lo saben, pero desde hace algún tiempo los jeques de Emiratos Árabes están cada vez más interesados en Chile. Han hablado con inversionistas y han tenido más de una reunión para mostrar su especial apetito por los recursos naturales chilenos. Hasta ahí nada muy sorprendente, salvo porque su avidez no tiene que ver con el cobre, ni con los salmones, ni la fruta, ni los vinos. A ellos les interesa el agua.


En minutos en que la humanidad entera se pregunta cómo el mundo seguirá abasteciéndose de agua en los próximos años, Chile tiene una posición privilegiada para mirar ese futuro con optimismo. Era que no, si el país cuenta con la mayor reserva de agua dulce del mundo después de la Antártica y Groenlandia: Campos de Hielo Sur. Y hacia allá apuntan los ojos de muchos.

No es ciencia ficción. Los cada vez más abundantes deshielos de los glaciares patagónicos están liberando una cantidad descomunal de agua pura y cristalina que inevitablemente termina perdiéndose en el mar y mezclándose con agua salada. Un panorama que contrasta, por ejemplo, con la cada vez más crítica situación que se vive en el norte del país, donde todo parece indicar que la situación de escasez seguirá empeorando.

Acumular el agua que se pierde en el mar austral y transportarla por el océano está cada vez más cerca de ser realidad de lo que muchos imaginan. De hecho, el gobierno ya se está abriendo al tema. “Es una opción a analizar para paliar la escasez hídrica en el corto plazo y es posible recurrir a ella en caso de emergencia. El problema es que su costo de implementación es elevado. Por lo tanto, para tomar una decisión nuestros equipos del ministerio de Obras Públicas deben evaluar esta opción en todos sus aspectos: técnicos, económicos, logísticos y principalmente, sus beneficios sociales”, afirma el ministro del sector, Laurence Golborne.

FUENTE: CAPITAL.

LEER MÁS...